Google+ Pastelería muy fácil: Apple crumble pie, torta de manzana

Apple crumble pie, torta de manzana

Receta de torta de manzana
En materia de pastelería tradicional, el apple crumble pie, o tarta dulce de manzana cubierta con "migas", es un postre que no puede faltar en el recetario. Elaborarla es bastante sencillo, aunque toma su tiempo, y no es una buena opción para sacarte de apuros si nunca la has preparado antes. Sin embargo, una vez que hayas aprendido la receta y el procedimiento, es una alternativa deliciosa que estará lista en menos de una hora desde que mezcles los primeros ingredientes, si tu horno es potente.

La tarta de manzana es muy versátil, ya que puede servirse fría, o bien tibia y acompañada con helado. Es liviana en comparación con una torta de chocolate, dulce de leche o crema. Si bien lleva una buena cantidad de manteca tanto en la masa como en la cobertura, la manzana previamente remojada en jugo de limón corta con esa tendencia y el resultado es ligeramente ácido, coronado por la inconfundible textura del crumble.

A continuación, transcribo la receta que utilizo para preparar mis propias tortas de manzana. En verdad, se trata de la combinación de varias recetas que he consultado a lo largo del tiempo, y de las que he extraído, con base en mi experiencia, lo que mejor me ha resultado en la preparación de cada parte de este postre.


Apple Crumble Pie
 INGREDIENTES

  • 250 gramos de harina de trigo
  • 200 grs. de manteca 
  • 1 huevo
  • 1 pizca de sal 
  • 200 grs. de azúcar 
  • 1 kg. de manzanas
  • jugo de 1/2 limón




ELABORACIÓN

- Pelar las manzanas y cortarlas en rodajas finas, quitando el corazón y las semillas. Colocarlas en un recipiente con el jugo de limón y 50 grs. de azúcar. Dejar reposar hasta que hayan soltado el jugo. Mientras, comenzamos a preparar la masa.


- En un bol grande, colocar 150 grs. de harina, añadir la pizca de sal, 100 grs. de manteca, 50 grs. de azúcar y el huevo. Con las manos, ir incorporando la harina de a poco, para mezclarla bien con los ingredientes que se encuentran en el centro y formar una masa suave y homogénea. El resultado es similar al de la masa de una pastafrola. Luego, se coloca la masa en el molde o fuente que se va a llevar al horno, y se presiona contra la base y los bordes para cubrirlos de manera uniforme. Esta masa no lleva harina leudante ni levadura, por lo que no hemos de temer que la masa rebalse.

- Antes de colocar las manzanas en la fuente, vamos a preparar el crumble, para que el limón no impregne la masa y resulte ácida (lo digo por experiencia). Para eso, colocamos en un bol (puede ser el mismo que usamos para la masa) 100 grs. de manteca, 100 grs. de azúcar y 100 grs. de harina. Estas cantidades pueden variar, en función del gusto de cada quién. En mi opinión, así es como mejor resulta, pero como digo, es cuestión de gustos. Lo que sí es importante, sin excepción, es no utilizar las manos para mezclar estos ingredientes. Es necesario hacerlo con un tenedor, y tener paciencia, ya que de otro modo la manteca se puede derretir y el resultado no es un crumble sino otra masa. Desde luego, otra opción es procesarlo, pero cuidado de no triturar demasiado la mezcla, o tampoco resultará con la textura deseada.

- Ahora sí, colocamos las manzanas en la fuente, sobre la masa, de modo que la superficie quede lo más lisa posible. Encima distribuimos el crumble y llevamos al horno con fuego bastante alto, unos 20 minutos. Para asegurarse de que la masa está hecha, hay que ser cuidadosos de no romperla. Con pinchar en alguno de los bordes y verificar el palillo sale seco bastará.


CONSEJITO

Hay algunos ingredientes adicionales que pueden incorporarse a esta receta. En el relleno, es posible añadir una cucharada de canela molida, un puñado de pasas de uva, e incluso algunos otros frutos como arándanos, moras y frambuesas. Esto varía notoriamente el sabor de la tarta, por lo que hay que ser precavidos y tener en cuenta siempre el paladar de los comensales.

Como mencionaba al principio, si servimos la tarta tibia, podemos acompañar cada porción con una bocha o dos de helado de crema, de vainilla y/o de limón. Hay quien prefiere servirla con crema chantilly. Lo cierto es que esta tarta es un comodín en este sentido, y puede ser acompañada de muy diversas formas. Es cuestión de dejar volar la imaginación, nomás.

4 comentarios:

  1. Buenisima! la voy hacer!! despues te cuento!

    ResponderEliminar
  2. Gracias!!! Me salio perfecta, nos encanto - ahora ya se como hacerla y la recomiendo porque me felicitaron creyendo que la habia comprado!! =)

    ResponderEliminar

Anuncio