Google+ Pastelería muy fácil: Brownies, con o sin nuez

Brownies, con o sin nuez

Brownies
Mis primeros brownies. Esos que nunca se olvidan.
"¿Con o sin nuez?" Es la pregunta clave en lo que hace a muchas comidas, entre ellas, los brownies. Son tradicionales, son deliciosos, alegran a todo el mundo y, además, son muy fáciles de hacer. Esta fue una de mis recetas de iniciación en la cocina, justamente porque llevan poco tiempo y no presentan ninguna complejidad en su preparación. Se derriten algunos ingredientes, se mezclan con otros, y al horno.

Desde luego, hay muchas formas de decorarlos, por lo que en cada caso la dificultad puede variar, pero lo cierto es que no es realmente necesario. Si vamos a cocinar algo dulce para merendar con amigos, una fuente de brownies sin más aditamentos causará sensación, sin necesidad de bañarlos ni decorarlos. De esa manera, son fácilmente trasladables en una fuente o en un tupper.

En el retrato de mis primeros brownies (sí, los primeros que hice jamás), se puede ver que son realmente a prueba de fallos. Incluso si se quema un poquito la base, o si no se termina de secar bien la superficie, el resultado siempre es correcto. Y pocas cosas nos pueden hacer quedar tan bien. Realmente no necesitan más presentación: mis queridos lectores, la receta de estos brownies.

INGREDIENTES

  • 100 grs. de harina leudante
  • 200 grs. de chocolate de repostería o para taza
  • 100 grs. de manteca 100 g
  • 180 grs. de azúcar 
  • 4 huevos
  • nueces troceadas en cantidad necesaria (ya les diré cuánto es lo necesario)



ELABORACIÓN

- Ante nada, vamos a robar un pedacito (apenas) de manteca para enmantecar una fuente para horno. Salvo que vayas a presentar todo el brownie en esa fuente, puede ser una asadera cualquiera, de negras antiguas de lata.

- En una olla, hervidor o jarra para poner sobre el fuego, colocar el pan de manteca y llevar a fuego bajo (lo más bajo posible). Incorporar allí el chocolate en trozos (normalmente, viene marcado para cortarlo en bastones), preferentemente sobre la manteca que aún no se ha derretido. En este momento, lo que yo hago es construir una pequeña muralla de chocolate sobre el pan de manteca todavía intacto, porque es necesario evitar que el chocolate se adhiera al fondo de la olla y se queme. Una vez que todo el chocolate está en la olla, remover con una cuchara de madera. De a poco, ambos ingredientes se van uniendo, y en este momento también hay que cuidar de que la manteca no comience a hervir en los costados de la olla. Puede ser necesario, mientras colocamos el chocolate, quitar la olla del fuego un momento para evitar esto.

- Una vez que se han derretido la manteca y el chocolate, y se han fusionado (cosa que ocurrirá en dos minutos, pese a lo mucho que he escrito al respecto), añadir el azúcar y mezclar bien. En segundo lugar, incorporar los huevos, y continuar removiendo bien para unificar todo. Finalmente, incorporar la harina, de a poco y mezclando cada vez. Hacia el final de este paso, te vas a descubrir moviendo la cuchara con fuerza por toda la olla como si fuera un caldero de poción mágica, porque la preparación se va poniendo densa. Lo bueno es que los ingredientes se mezclan con mucha facilidad. La verdad, con lo ricos y fáciles de hacer que son los brownies, algo de magia involucrada debe haber.

- El último paso es colocar la mezcla en la fuente enmantecada y distribuirla bien (es muy densa, y si la vertés toda en el medio ahí se va a quedar). Y al horno, con fuego moderado durante unos 20 a 30 minutos. Para chequear cuándo está cocida, se pincha la masa con un cuchillo y, cuando salga seco, ya está lista. Ahora es cuestión de dejar enfriar, cortar en cuadrados y presentarla como más te guste.

CONSEJITO

Te debo la respuesta acerca de la cantidad necesaria de nueces. Hay dos tipos de personas: las que gustan de las nueces y las que no. Por eso, normalmente yo trazo una línea imaginaria en la bandeja, antes de ponerla en el horno, y voy rompiendo e incrustando a mano pedacitos de nuez en una de las mitades. También se puede añadir antes, mezclándolas con la preparación previamente a volcarla en la fuente, pero con mi técnica te asegurás de que queden bien distribuidas, de que la cantidad sea justa, y hasta podés complacer a todos los comensales (pro y anti-nuez).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Anuncio